martes, 29 de noviembre de 2016

DEJA DE BUSCAR. -El Pequeño Pez-

«Usted perdone», le dijo un pez a otro, «es usted más viejo y con más experiencia que yo y probablemente podrá usted ayudarme. Dígame: ¿dónde puedo encontrar eso que llaman Océano? He estado buscándolo por todas partes, sin resultado».

«El Océano», respondió el viejo pez, «es donde estás ahora mismo».

«¿Esto? Pero si esto no es más que agua... Lo que yo busco es el Océano», replicó el joven pez, totalmente decepcionado, mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte.


Se acercó al Maestro, vestido con ropas sannyasi y hablando el lenguaje de los sannyasi: «He estado buscando a Dios durante años. Dejé mi casa y he estado buscándolo en todas las partes donde Él mismo ha dicho que está: en lo alto de los montes, en el centro del desierto, en el silencio de los monasterios y en las chozas de los pobres».

«¿Y lo has encontrado?», le preguntó el Maestro.

«Sería un engreído y un mentiroso si dijera que sí. No; no lo he encontrado. ¿Y tú?».

¿Qué podía responderle el Maestro? 

El sol poniente inundaba la habitación con sus rayos de luz dorada. Centenares de gorriones gorjeaban felices en el exterior, sobre las ramas de una higuera cercana. A lo lejos podía oírse el peculiar ruido de la carretera. Un mosquito zumbaba cerca de su oreja, avisando que estaba a punto de atacar... Y sin embargo, aquel buen hombre podía sentarse allí y decir que no había encontrado a Dios, que aún estaba buscándolo.

Al cabo de un rato, decepcionado, salió de la habitación del Maestro y se fue a buscar a otra parte.


Deja de buscar, pequeño pez. No hay nada que buscar. Sólo tienes que estar tranquilo, abrir tus ojos y mirar. No puedes dejar de verlo.

Feliz día

Juan Carlos Pérez



miércoles, 16 de noviembre de 2016

Las Almas se Inquietan.

Vivimos una época de grandes cambios, de grandes luchas.

Luchas intentas, donde ya no hay marcha atrás en ninguno de los movimientos que hacemos en la vida.

La Luz y la Oscuridad cada vez afloran más y más, el tiempo del reposo ya pasó.


Ahora nuestras Almas nos están pidiendo cambios y posicionamiento acelerados. Nos piden una inmersión en la oscuridad para poder brillar en la luz.


Y solo hay una forma de llegar al equilibrio. Aprender a encontrar con la mejor herramienta de la que disponemos, las soluciones. Esa herramienta pasa por nuestra mente, nuestra mente inconsciente.

Nada podemos cambiar si no ponemos a nuestro ser en aprendizaje continuo, para alanzar estados de consciencia.

Nada es casualidad, todo tiene su fin, todo está perfectamente orquestado, perfectamente afinado, solo faltan muchas almas en consciencia para que la melodía de la orquesta suena perfecta.

Si no sabes como posicionarte, pregúntate algo tan sencillo como ¿Para qué?. Para qué te ocurren las cosas, para que sientes lo que sientes y deja que tu cuerpo lo sienta. Tienes un cuerpo para se utilizado, para ser un reflejo de tu verdad.

Transciende haz consciencia.

Vivimos una época de gran necesidad, de lo que llaman "espiritualidad". Y ha dado lugar a multitud de enseñanzas y aducciones. Convertir lo sencillo en complejo. Buscar fuera lo que está dentro.
Entregar mi responsabilidad a cualquier cosa efímera que lo transcienda por mi.

Se ha dado forma en la sociedad en que vivimos a lo que antaño llamaron "falsos profetas".

No da lugar, siempre fue así para poder seguir creando lo que se conoce como "Karma Espiritual".

Recordar nuestra Alma a través de nuestro cuerpo, desea aprender y experimentar.

Todo pasa por la vivencia del Amor y la Felicidad para nuestras Almas.

Transcender el sufrimiento y convertirlo en Amor.

Feliz día

Juan Carlos Pérez
http://www.jcarlosperez.es
http://www.memoriadelalma.com